Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El taller del gnomo

El taller del gnomo

Todo sobre las hermandades en World of Warcraft


¿Sacrificarías el espíritu de tu hermandad?

Publicado por Potopo Roscatuerca activado 4 Febrero 2014, 00:30am

Etiquetas: #Potopreguntas, #espiritu, #idea

Cuando un jugador decide crear una hermandad lo mismo da que tenga experiencia o no, que tenga ya amigos que lo ayuden con los estatutos o que esté solo, cualquiera de esas situaciones puede ocurrir y la hermandad se creará igual. Pero hay algo que siempre ocurrirá, sin importar quién la cree o los conocimientos acerca del juego que tenga, hablo por supuesto de la idea.

Antes de crear la hermandad lo primero que pasa por la cabeza del fundador es una idea, por supuesto esa idea no es la misma en todo el mundo, pero aun así sin idea no hay hermandad.

Unos la crean con la idea de unir a sus amigos y familiares para poder jugar juntos, otros sólo con la idea de comprar las pestaña del banco para usarla de almacén personal, y muchos otros lo hacen buscando lo que no han conseguido en las hermandades fundadas por otros jugadores.

Sea como sea toda hermandad empieza con una idea, y queramos o no cada idea lleva asociada un espíritu propio. El espíritu puede ser competitivo, de superación, egoista, altruista, amistoso, social, y mil cosas más. Pero siempre está ahí, y si la hermandad es creada con una idea siempre crece siguiendo su espíritu.

El problema viene dado cuando la hermandad está ya en funcionamiento y el maestro se da cuenta de que ese espíritu asociado a la idea original no es el mismo que sienten el resto de sus compañeros.

Ocurre mucho cuando una hermandad se funda por ejemplo con la idea de ser un lugar de encuentro y tiene un espíritu amistoso, pero que empieza a hacer raids y los miembros de la hermandad deciden darlo todo por la raid llegando a ponerla por encima de lo que era el espíritu original de la hermandad. No es el único caso, pero seguramente sea el más fácil de comprender.

Es en esos momentos cuando el Maestro de la hermandad tiene que decidir si el camino que está tomando es el que quiere o por el contrario se desvía demasiado del espíritu original.

A mi me ha pasado, he tenido que decidir si girar con lo que algunos querían o seguir con la idea original. Yo decidí no variar el rumbo y mantenerme firme en mis ideas, en conservar el espíritu, pero claro, eso es sólo lo que yo he hecho, y aquí como siempre lo importante no es lo que yo haga o deje de hacer sino lo que haríais vosotros ante esa situación. Por eso a continuación os haré la pregunta de esta semana.

¿Sacrificarías el espíritu de tu hermandad por satisfacer a tus compañeros?

Comentar este post

Archivos

¡Somos sociales!

Ultimos Posts