Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El taller del gnomo

El taller del gnomo

Todo sobre las hermandades en World of Warcraft


Fomentando el compañerismo

Publicado por Potopo Roscatuerca activado 27 Febrero 2014, 00:30am

Etiquetas: #Hace un mes en Mulgore

Fomentando el compañerismo
Como cada semana empiezo poniendo a continuación un resumen de 1 artículo que ya había sido publicado en Pastando en Mulgore.

Ya en semanas pasadas os he hablado de como funciona mi hermandad, de como pienso que debe funcionar una hermandad etc, y lo cierto es que todo eso que yo hago y pienso es lo contrario a lo que en teoría hay que hacer. Pero funciona que es lo que a mi me importa. La cuestión verdadera es ¿por qué funciona?.

Hace un par de días estábamos unos cuantos compañeros en raid, nada del otro mundo no vayáis a creer, estábamos limpiando por primera vez Veranda de la Primavera Eterna, y mientras tratábamos de averiguar donde metíamos la pata para evitar morir otra vez delante del Sha una compañera dijo por el Raid Call algo que me dejó pensando. Sus palabras fueron algo así como “Joer… 27 personajes conectados al mismo tiempo, esto no lo había visto nunca”. Y lo cierto es que yo tampoco lo he visto muchas veces.

Le dije a la compañera que para mi no mirase, que yo no tenía ni idea de porqué había tanta gente. Simplemente es algo que no alcanzo a comprender, porque darles no les damos nada; no hay raids de avance, no hay rbg, no rusheamos personajes. Tan sólo jugamos por diversión, y creo que ahí es donde radica la diferencia.

Como dije la semana pasada, en su momento tuve que elegir una dirección en la que encaminar la hermandad. Tomé decisiones radicales que perjudicaron a algunos pero al mismo tiempo procuraban conservar lo que yo quería, y así poco a poco fuí eliminando algo que el tiempo me había demostrado que es peor que cualquier arma de destrucción masiva si hablamos de hermandades. El egoísmo individual.

Cuando hablo de ese egoísmo me refiero al que demuestran algunos jugadores que sólo piensan en si mismos. Son esos que cuando les preguntas si quieren ir contigo a algún sitio lo primero que responden es que ahí no tienen nada que ganar, los mismos que sólo se mueven por el interés personal y se quejan cuando piden ayuda y no la reciben al momento, pero no responden nunca si la ayuda la piden los demás.

Esos jugadores egoístas son los que de verdad hunden una hermanad como la mía. Puede que en una hermandad que sólo busca el avance encajen bien porque al fin y al cabo sin ambición no se avanza, pero en una hermandad social esa actitud es perjudicial. Yo intenté lo mismo que todos los Maestros de Hermandad que han tenido ese problema antes que yo… y no funcionó. Por eso tiré la casa por la ventana y prácticamente empecé de cero.

Empecé de cero comportándome como un déspota, quitándome de encima a todo el que no quisiese jugar con sus compañeros sino únicamente conseguir sus propios objetivos, y una vez que decidí que esa gente sobraba el resto fue fácil de hacer. Mantuve a quienes demostraban interés en sociabilizar, a los que preferían hacer una mazmorra con un compañero antes que irse solos al buscador de bandas, a los que cuando alguien preguntaba algo por el chat se peleaban por ser los primeros en responder. Y además de mantenerlos ahí me dediqué a cuidarlos.

Los cuido a todos ellos como oro en paño, y los dejo hacer según quieran porque sé que en su lugar seguramente yo haría lo mismo. Ellos solos se han encargado de invitar a sus amigos, que son igual que ellos; ellos solos se han encargado de hacer amistad con sus compañeros, y siempre están dispuestos a ampliar el grupo a los nuevos; ellos solos se han concienciado de que quien quiere algo tiene que buscarlo y no esperar a que los demás se lo den hecho, y por eso en vez de preguntar quién organiza preguntan quién los acompaña.

Ha costado sangre sudor y lágrimas, pero al final el esfuerzo ha merecido la pena. Yo sigo estando ahí, vigilando siempre por si algo se tuerce y hay que intervenir, pero lo cierto es que son pocas las ocasiones en las que se hace necesario.

Os recuerdo que esto no es más que un resumen de lo que ya fue publicado en PEM, si queréis leerlo íntegro junto con los comentarios de los lectores podéis hacerlo aquí.

PD: No os olvidéis de que estamos intentando que este sea el año de la mujer jugadora. Colaborad para que podamos hacerlo posible.

Comentar este post

Archivos

¡Somos sociales!

Ultimos Posts