Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El taller del gnomo

El taller del gnomo

Todo sobre las hermandades en World of Warcraft


La privacidad lo es todo

Publicado por Potopo Roscatuerca activado 9 Abril 2014, 23:30pm

Etiquetas: #Hace un mes en Mulgore, #privacidad, #id real, #redes sociales

La privacidad lo es todo
Como cada semana empiezo poniendo a continuación un resumen de 1 artículo que ya había sido publicado en Pastando en Mulgore.

La privacidad en internet es algo muy importante, una cosa en la que siempre hacen hincapié los llamados “expertos en la red”. Y es algo que a pesar de haber sido tratado tantas veces no deja de ser un tema que se mantiene de actualidad.

El caso es que por desgracia hoy en día mucha gente piensa que se le puede decir a cualquiera quien eres, donde vives o a que te dedicas, pensando que eso no trae consecuencias. Todo el mundo tiene cuenta en Facebook, es activo en twitter y deja a disposición de quien quiera tomarlos sus datos más personales. Puede que eso no sea malo, pero en un juego online como el wow puede serlo y mucho.

El problema es que en un juego con un componente social tan alto como tiene este es muy difícil entablar algún tipo de relación sin ofrecer algunos datos personales a los demás, y siempre hay quien se aprovecha de eso.

Todos conectamos al juego sabiendo quienes somos, pero no podemos olvidar que no sabemos quienes son los demás. Sí, nos pueden haber contado algo sobre ellos pero eso no significa que lo que nos han dicho sea real, quizás eso que sabemos sobre los otros jugadores sólo es lo que ellos quieren que sepamos, y no tiene por que ser cierto.

En los años que llevo jugando online lo he visto más de una vez, pero es en el wow donde más veces me he encontrado con problemas derivados de la falta de privacidad y las malas intenciones de la gente. Hace unas pocas semanas en mi hermandad ocurrió algo de este tipo, yo todavía no lo entiendo del todo pero vino a ser algo como esto:

Una chica de la hermandad a la que todos considerábamos como una más resultó no ser quien ella decía. Nunca usaba el micrófono, había dado un nombre falso, una edad falsa, y en definitiva se había inventado a una persona que en realidad no existía.

En ese caso alguien se dió cuenta de que las cosas no cuadraban e indagando un poco descubrieron el pastel. Lo cierto es que ha habido suerte y el final podría haber resultado de otra manera porque los demás pensando que estaban ante una compañera sí daban datos reales. Datos reales que pueden hacer mucho daño en las manos de una persona con malas intenciones.

Cada vez que veo a alguien dando su ID-Real a un completo desconocido me echo a temblar, porque soy consciente de lo fácilmente que confián algunos en personas a las que nunca han tenido delante suyo. Luego se ven todo tipo de lamentos derivados de estas actitudes tan confiadas.

Gente a la que le roban la cuenta, otros que encuentran cargos a su nombre en la tarjeta de crédito, los que sufren bullyng digital, difamación en las redes sociales e incluso amenazas en la vida real.

Todo por confiar sus datos a un completo desconocido y no recordar que hay que saber diferenciar entre los mundos virtuales y el mundo real, y que cuando estos se entremezclan entre si, la privacidad es muchas veces la única frontera capaz de impedir que los demás vayan más allá de donde nosotros queremos.

Os recuerdo que esto no es más que un resumen de lo que ya fue publicado en PEM, si queréis leerlo íntegro junto con los comentarios de los lectores podéis hacerlo aquí.

PD: No os olvidéis de que estamos intentando que este sea el año de la mujer jugadora. Colaborad con nosotros para que podamos hacerlo posible.

Comentar este post

Archivos

¡Somos sociales!

Ultimos Posts