Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El taller del gnomo

El taller del gnomo

Todo sobre las hermandades en World of Warcraft


No os dejéis engañar por los mensajes de hermandad

Publicado por Potopo Roscatuerca activado 26 Marzo 2015, 03:45am

Etiquetas: #Hace un mes en Mulgore, #spam, #reclutamiento, #hermandad

No os dejéis engañar por los mensajes de hermandad
Como cada semana empiezo poniendo a continuación el resumen de 1 artículo que ya había sido publicado en Pastando en Mulgore.

Algo que muy pocos reconocen acerca del wow es que no tienen para nada las ideas claras, todo el mundo dice que sí que ellos saben lo que quieren pero eso no termina de ser del todo cierto.

La mayoría tiene una idea general de lo que desea conseguir en el juego pero en realidad casi ninguno sabe como lograrlo, al final para poder conseguir eso que ellos creen que quieren terminan entrando en una hermandad que les proporcione lo que piensan que están buscando.

Puede ser cruel decirlo pero no dejaría de ser cierto aunque me lo callase. Hay mucha, muchísima gente que no sabe como conseguir lo que quiere y que al final para tener algo parecido se dejan llevar por los demás, sin darse cuenta de que en realidad están siendo engañados. No es fácil decir quien tiene la culpa, pero de buen seguro que si unos no se dejasen manipular los otros no conseguirían hacer nada.

Si fuesen sólo los jugadores de a pie quienes no saben lo que están buscando no habría ningún problema, pero tampoco lo tienen claro en muchas ocasiones quienes dirigen las hermandades y eso aboca al desastre de las mismas. Yo siempre he sostenido que quien dirige una hermandad no tiene un privilegio sino una obligación, y que por eso tiene que mirarse bien todo lo que hace o dice en nombre de la hermandad.

Por desgracia esto no ocurre siempre y al final una mala gestión hace que muchas hermandades acaben teniendo su imagen dañada y fracasen en su propósito.

Basta con ver el chat de spam (también conocido como canal de comercio) para fijarse en que la mayoría de las hermandades están pidiendo y ofreciendo lo mismo, gente para completar su roster con un ilvl mínimo y experiencia en determinados jefes, pero al mismo tiempo ofrecen también un puesto fijo y un avance que en muchos casos no poseen. A decir verdad están pidiendo lo que creen que necesitan, pero sólo venden humo.

Lo he visto demasiadas veces como para pensar que es fruto de la casualidad, jugadores reclutando para su hermandad pero sin decir la verdad. Desde el típico que busca un healer para una “raid de guild”, que digo yo que si es de hermandad debería de poner el mensaje en el /H y no en el /2 , hasta el que ofrece un avance que dice tiene la hermandad pero que en realidad no se refleja en la armería.

De estos últimos hay muchos y son seguramente los que a más gente engañan, los que dicen que tienen un avance determinado pero que a la hora de la verdad lo han conseguido con gente de fuera y por lo tanto no se refleja en los logros de hermandad. ¿De qué sirve intentar engañar a los demás con eso?, si alguien entra en una hermandad buscando una raid que tire 6 de 7 en hc lo que quiere no es sólo ese avance sino la seguridad de poder seguir tirando lo que les falte.

Muchos se dejan llevar por las promesas de mejorar su avance y equipo, pero al final se dan cuenta de que lo que en un principio pintaba tan bien no tarda mucho en volver al punto anterior en el que ellos mismos entraron, es decir a una hermandad donde falta gente y se termina tirando de pugs conseguir lo que quieren. Ahí están las 2 caras de la moneda y lo que me lleva hoy a escribir esta entrada.

Por un lado que muchos de los que se fueron a esa hermandad terminan viendo como abandonaron una que avanzaba despacio pero que no ha dejado de hacerlo, para entrar en otra que les prometía un gran avance y al final ha ido a saltos. Y por la otra parte que quienes reclutaron ofreciendo algo que no tenían de verdad se encuentran conque no pueden mantener a esos jugadores durante mucho tiempo, y al final tienen que empezar de cero otra vez.

 
La mayoría no miente a sabiendas, sólo lo hacen porque no tienen claro lo que quieren y al final ofrecen esperanzas como si fuesen hechos.
La verdadera culpa de que esto ocurra, si la tiene alguien, son los que se creen esas mentiras tan bonitas y corren a buscarlas antes de comprobar si son de verdad.

Os recuerdo que esto no es más que un resumen de lo que ya fue publicado en PEM, si queréis leerlo íntegro junto con los comentarios de los lectores podéis hacerlo aquí.
Comentar este post

Archivos

¡Somos sociales!

Ultimos Posts