Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El taller del gnomo

El taller del gnomo

Todo sobre las hermandades en World of Warcraft


Toda moneda tiene dos caras

Publicado por Potopo Roscatuerca activado 23 Abril 2015, 00:30am

Etiquetas: #Hace un mes en Mulgore, #hermandad, #versiones, #cesar, #escuchar

Toda moneda tiene dos caras
Como cada semana empiezo poniendo a continuación el resumen de 1 artículo que ya había sido publicado en Pastando en Mulgore.

Cuenta una antigua anécdota que un día acudió a un gereral romano uno de sus soldados, acusando a otro de haber cometido un delito, pero mientras el soldado hablaba el general se tapaba un oido con un dedo. Cuando el soldado terminó de hablar le preguntaron que por qué se tapaba la oreja, y él dijo que necesitaba ese oido para escuchar al acusado.

Si no me equivoco el general era Julio Cesar antes de ser emperador de Roma, y está claro que sabía lo que se hacía porque no hay nada peor que tomar una decisión o adoptar una postura sin conocer todas las versiones de una historia.

Por desgracia somos pocos los que seguimos el consejo del Cesar,y eso crea muchos problemas que se podrían evitar solo con escuchar a ambas partes. En el WoW como juego social que es también tenemos este tipo de problemas.

El mayor problema al que nos enfrentamos en situaciones de este tipo no es ya el no saber quien miente o quien dice la verdad, sino evitar los favoritismos y dar por sentado que aquellos con quienes nos llevamos bien tienen siempre la razón.

Para la mayoría de los jugadores es tan sencillo como decidir sobre la marcha si lo primero que alguien les dice es cierto o no, y a partir de eso elegir bando en la discusión sin tan siquiera escuchar lo que tiene que decir la otra parte. Eso es casi siempre un error y algunos no nos lo podemos permitir.

Los maestros de hermandad y los raidleaders principalmente, no podemos permitirnos el decidir únicamente en base a lo primero que nos digan, sin pararnos a escuchar a todo el mundo para comprobar si es cierto o no. Y aunque nosotros, los que tenemos un cargo de responsabilidad dentro de la hermanad somos los que debemos tener más cuidado con eso, a veces pasa justo al revés.

Os pongo un ejemplo para que podáis entenderme mejor: Hace unas semanas tuve una discusión con un compañero de la hermandad, todo porque se había empeñado en hacer otra vez algo por lo que ya le había llamado la atención, al final no me quedó más remedio que arrestarlo, al fin y al cabo tenía la información necesaria y eso era lo que tocaba hacer.

El problema vino cuando un par de compañeros empezaron a recriminarme lo que había hecho. Venían a donde estaba yo preguntándome por qué lo había arrestado, porque habían hablado con él y según su versión de la historia yo quedaba como un déspota. Pero cuando hablé con ellos los dejé hablar y solo les pregunté una cosa, “¿conoces también mi versión de los hechos?, porque yo no recuerdo habértela dicho y me estás juzgando sin saber lo que realmente pasó”.

Al final ninguno de ellos supo que responderme, simplemente tuvieron que reconocer que se habían dejado influenciar por lo que el otro les decía sin que importase para nada cual era la verdad, tan solo se dejaron manipular por el que primero habló con ellos, sin pararse a pensar que lo que les decía podía no ser verdad.

En el juego es muy fácil, demasiado tal vez, manipular y ser manipulado por los demás, por eso conviene recordar siempre que las historias son como las monedas y que todas tienen al menos dos caras.

Os recuerdo que esto no es más que un resumen de lo que ya fue publicado en PEM, si queréis leerlo íntegro junto con los comentarios de los lectores podéis hacerlo aquí
Comentar este post

Archivos

¡Somos sociales!

Ultimos Posts