Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El taller del gnomo

El taller del gnomo

Todo sobre las hermandades en World of Warcraft


Reclutando para nada

Publicado por Potopo Roscatuerca activado 20 Agosto 2015, 00:30am

Etiquetas: #Hace un mes en Mulgore, #futbol, #hermandad, #reclutar

Reclutando para nada
Recordad que este artículo fue publicado originalmente en Pastando en Mulgore. Si queréis leer el original con los comentarios de los lectores pinchad en el enlace que encontraréis al final

El otro día estaba hablando de fútbol con un amigo, no es un deporte que me apasione pero como está en todas partes al final uno termina por enterarse de las noticias y aprende algo del tema. La conversación iba sobre un jugador en concreto que siendo niño fue captado por la filial infantil del equipo de su ciudad, allí aprendió a jugar, ellos lo entrenaron, pulieron sus defectos y en pocos años se consagró como un buen jugador para su categoría, hasta que dejó el equipo para irse a otro más grande pero que nunca le había dado nada.

Ahora que el equipo donde había estado siempre les había hecho el trabajo de formarlo como jugador los otros se habían decidido a ofrecerle un puesto. Mi amigo que no juega al wow estaba indignadísimo y juró que tiraría a la basura la camiseta del futbolista, pero yo que estoy más que acostumbrado a ese tipo de desplantes sólo le dije, “¿qué esperabas? nadie dice que además de buen jugador haya que ser agradecido o inteligente”.

Por supuesto en aquella conversación el wow no lo nombré para nada porque dudo mucho que él lo hubiese comprendido, pero estoy seguro de que aquí será distinto. Es algo que los que estamos en una hermandad conocemos muy bien, porque la gente llega sin saber nada, siendo unos auténticos novatos a los que hay que enseñarles todo lo que no saben y que al cabo de un tiempo cuando ya han aprendido todo lo que ellos creen necesario simplemente se van. Da igual el tiempo que hayas empleado en enseñarles, ayudarlos a subir de nivel, a equiparse, o la confianza depositada, porque al final ninguno mira atrás cuando se va.

Lo he visto tantas veces que ya no me sorprende cuando ocurre, quizás se deba al tipo de hermandad que llevo donde la mayoría tratamos de ayudar al resto para conseguir que se pongan a nuestro nivel y puedan jugar con nosotros, o tal vez sea porque la gente es ruin y sólo piensa en ellos, la verdad es que no me importa porque al final todo se reduce a lo mismo, a la sensación de haber estado perdiendo el tiempo en algo que no te reporta ningún tipo de beneficio y nadie te agradece.

Podría quejarme mucho y bien sobre ese comportamiento, pero no creo que merezca la pena, no porque no me moleste sino porque en muchas ocasiones es culpa mía. Sí al menos yo lo reconozco, porque muchas veces el que se vayan de la hermandad es sólo culpa de quien los dejó entrar.

Podría decirse que las reglas del juego cambian cada vez que te das la vuelta, así que mientras antes era fácil conseguir que entrase en la hermandad un jugador con el que te encontraste cuando hacías misiones, hoy hay que ir a buscarlos directamente. Dependiendo del reino, la facción, y hasta la época del año, la falta de jugadores puede llegar a ser un problema muy grave para las hermandades y la única solución posible para evitar eso es reclutar.

El problema es que cuando reclutas tienes que dirigirte a los demás y ofrecerles tu hermandad con el consiguiente riesgo de que acepten sin ser realmente el tipo de jugador que estás buscando, mientras que si esperas a que sean los demás quienes se acerquen a ti para entrar en tu hermandad hay más posibilidades de que sepan donde quieren entrar. No digo que siempre sea un error reclutar, pero sí que haciéndolo hay más posibilidades de que los que son reclutados no permanezcan mucho tiempo en esa hermandad, al menos en comparación con los que piden entrar.

Supongo que dependerá del punto de vista de cada uno; los que fueron reclutados y decidieron irse seguramente sea porque al final no encontraron lo que realmente estaban buscando, mientras que los que pidieron entrar posiblemente se informaron primero de en donde se estaban metiendo. Lo que de verdad me escuece es que tanto para unos como para otros la hermandad está ahí desde el primer momento, invirtiendo tiempo, recursos y confianza en algo que muchas veces no sirve para nada.

Para acceder al artículo original en el Fansite Oficial de Pastando en Mulgore tan sólo tenéis que pinchar aquí
Comentar este post

Archivos

¡Somos sociales!

Ultimos Posts