Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El taller del gnomo

El taller del gnomo

Todo sobre las hermandades en World of Warcraft


Vinieron a por mi y nadie dijo nada

Publicado por Potopo Roscatuerca activado 21 Enero 2016, 01:30am

Etiquetas: #Hace un mes en Mulgore, #apoyo, #ayudar, #comunidad, #defender, #nerfeo

Recordad que este artículo fue publicado originalmente en Pastando en Mulgore. Si queréis leer el original con los comentarios de los lectores pinchad en el enlace que encontraréis al final

Cuando nerfearon a los healers,
guardé silencio,
porque yo no era healer,

Cuando modificaron el sistema de puntos de conquista,
guardé silencio,
porque yo no hacía pvp,

Cuando juntaron los reinos de juego de rol con el resto,
no protesté,
porque yo no era rolero,

Cuando cambiaron el sistema de raids,
no protesté,
porque yo no era raider,

Cuando vinieron a buscarme,
no había nadie más que pudiera protestar.

Niemöller / Roscatuerca

Vinieron a por mi y nadie dijo nada

Esto que leeis aquí arriba no es más que una adaptación (muy libre) de un famoso poema de Martin Niemöller, pero que me sirve perfectamente para empezar a hablar del tema que quiero tratar hoy. El sentimiento de unidad en la comunidad.

Es como casi todo lo relacionado con los sentimientos, difícil de explicar en lenguaje llano, pero lo intentare de la mejor manera que me sea posible. Ese sentimiento de unidad al que me refiero es el que hace que sintamos tener algo en común con cualquier otro jugador del wow, sólo por el simple hecho de que otra persona a la que no conocemos de nada juega a lo mismo que nosotros.

Imagina que un día llegas a una fiesta donde no conoces a nadie, y de repente ves al fondo a alguien que lleva una camiseta del wow. Te acercas y entablas conversación, para cuando te quieres dar cuenta lleváis una hora hablando, sin conoceros de nada, sin jugar siquiera en el mismo reino o facción, pero sabiendo que tenéis en común algo que os gusta.

Si en ese momento apareciese por allí un wow-hater a criticar vuestro juego seguro que no dudaríais en uniros para poneros en su contra, y sin embargo eso que sería tan normal, es algo que parece que sólo ocurre fuera del entorno del juego.

Cuando estamos jugando, mirando los foros, o leyendo los fansites lo único en lo que parecemos pensar es en aquello que nos afecta directamente, y si hay algún cambio que afecte a los demás sólo nos quejamos si es un cambio positivo, y nos quejamos de ese cambio por puro egoismo, porque no nos lo han hecho a nosotros.

Por el contrario si el cambio es negativo para los demás ninguno dice nada, o por lo menos no dice nada positivo. ¿Cuántas veces habéis visto a un brujo o un mago quejándose de que nerfeen a los pícaros en pvp?, son su anticlase, y por muy estúpido e innecesario que sea ese nerfeo no se quejará nadie que no juegue un pícaro. Porque no les afecta a ellos, y en cierto modo les da ventaja al tener que hacerles frente en un campo de batalla.

El problema es que el mundo sigue girando, y cuando llegue la hora del nerfeo a los brujos o los magos, por muy injusto que ese nerfeo pueda ser, los pícaros no los van a apoyar. Es algo tan humano como el defender sólamente lo que te conviene a ti, pero olvidarte de protestar por lo que perjudica a otros.

Si hay algo grande que caracteriza al wow es su comunidad, una comunidad de millones de jugadores que ya quisiese tener la mayoría de juegos. Hay miles de páginas web, canales de vídeo, streamers y podcasters que hablan del juego, y sin embargo casi ninguno se acuerda de apoyar a los demás cuando no se trata de algo que les beneficie también a ellos.

Se supone que todos formamos parte de la misma comunidad, que todos pagamos a una misma empresa, y que como clientes deberíamos de apoyarnos entre nosotros para obtener un mejor servicio, pero a la hora de la verdad pasamos más tiempo discutiendo entre nosotros que tratando de ayudarnos. Por suerte no siempre es así, y en ocasiones ocurre algo que nos hace unirnos como una piña.

¿Recordáis cuando a Blizzard se le ocurrió la brillante idea de que para usar los foros oficiales iban a pedir la ID Real?, es decir que todo el que quisiese usar los foros tendría que hacerlo con su nombre y apellidos. La que se montó en aquel momento fue de órdago, hubieron muchísimas protestas y la mayoría de la gente terminó por advertir que no volvería a usar los foros si esa medida se llevaba a cabo. Como es lógico ante el impacto de ese anuncio y la unidad de la mayor parte de la comunidad en su contra, la empresa dio marcha atrás.

Hubo otro caso parecido cuando anunciaron el cambio al sistema de reemplazo de maestro de hermandad inactivo, en su momento habían dicho que después de 30 días de inactividad el que tuviese el cargo de maestro dejaría de serlo, y lógicamente muchos protestamos. Nos parecía una locura que alguien pudiese perder el trabajo de años sólo por estar un mes sin jugar, así que nos unimos, ofrecimos nuestras ideas para mejorar el sistema, y conseguimos que Blizzard rectificase esa medida.

Con esto quiero dejar patente que cuando queremos podemos ser una comunidad muy unida en la defensa de nuestros intereses, pero que desgraciadamente eso sólo ocurre cuando se trata de algo gordo de verdad.

El resto del tiempo hacemos como los del poema que puse al principio de esta entrada, nos conformamos con ver como van acabando poco a poco con los demás, sin pararnos a pensar que esos podríamos ser nosotros, y que si seguimos manteniendo ese pensamiento egoista de no apoyar al resto, llegará el momento en que nos toque a nosotros el turno de sufrir las consecuencias. Y por entonces puede que ya no quede nadie para ayudarnos.

Para acceder al artículo original en el Fansite Oficial de Pastando en Mulgore tan sólo tenéis que pinchar aquí
Comentar este post

Archivos

¡Somos sociales!

Ultimos Posts