Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El taller del gnomo

El taller del gnomo

Todo sobre las hermandades en World of Warcraft


Confundiendo libertad con libertinaje

Publicado por Potopo Roscatuerca activado 17 Marzo 2016, 01:30am

Etiquetas: #Hace un mes en Mulgore, #Azeroth, #Dr. Jekyll & Mr. Hyde, #internet, #libertad, #libertinaje

Recordad que este artículo fue publicado originalmente en Pastando en Mulgore. Si queréis leer el original con los comentarios de los lectores pinchad en el enlace que encontraréis al final
Confundiendo libertad con libertinaje

Uno de los principales motivos de que cada vez haya más jugadores online es el anonimato, ese sentimiento de estar tras la pantalla del ordenador, jugando con otras personas, hablando con ellas, y sin que nadie tenga que saber quién es quién en realidad. Eso que hoy en día consideramos tan normal, sigue trayendo de cabeza a mucha gente que no sabe como controlar a aquellos que nos escondemos detrás de un nick y un avatar.

Yo, que siempre he sido un firme creyente en el derecho a la libertad y la privacidad, he llegado a discutir con algunas personas que no entienden el que alguien quiera hablar o establecer una relación con los demás, sin que estos tengan porqué saber siquiera su nombre real.

Recuerdo a un compañero de trabajo que me decía hace muchos años, cuando internet empezaba a ser de uso común, y no sólo algo para cuatro frikis, que no tenía intención de dejar que su hija de 15 años chateara por el ordenador, porque no podía saber quién estaba hablando con ella. Aquel hombre era bastante mayor que yo y no tenía muchos conocimientos de informática, así que intenté dialogar con él, y traté de explicarle que todos tenemos derecho a la privacidad, incluyendo a su hija, y que ninguna persona estaba obligada a dar su nombre a los demás nada más saludarla. Él me dijo que eso era un peligro, y que “la gente esa de la internet” era muy rara, y a pesar de que le dije que lo más sencillo era educar a su hija para que no le contase cosas privadas a un desconocido, no quiso entrar en razón.

El insistía erre que erre en que eso debería de estar prohibido, y que en internet debería de usar todo el mundo su nombre real para poder saber con quién estás hablando. Yo, viendo que el hombre no atendía a razones, le dije que si eso era lo que creía, debería que darle ejemplo a su hija y colgarse el DNI (cédula de identidad española) del pecho de la camisa, para que todos supiesen con quién estaban hablando. Lógicamente me llamó loco y me dijo que a nadie le importaba quién era él, pero aún así no entendió lo que yo trataba de decirle.

Por desgracia, y a pesar de que sigo creyendo que todo el mundo tiene derecho a la privacidad, y a expresar libremente sus pensamientos siempre y cuando no insulte a nadie directamente, he de reconocer que a aquel hombre no le faltaba parte de razón. Eso ocurrió hace muchos años, cuando éramos muy pocos los que podíamos acceder a internet desde casa, pero ahora mismo, por suerte o por desgracia, la situación ha cambiado, y mientras que antes ya éramos casi todos adultos cuando teníamos nuestro primer contacto con internet, hoy en día acceden a la red desde que son niños, y hemos permitido que vean como algo normal hacer las cosas de las que este hombre tanto miedo tenía.

Me refiero a que creyendo que nadie averiguará quienes son, la sociedad se ha acostumbrado a tener una doble moral, una doble cara para la vida real y la vida digital. Así nos los encontramos todos los días en Azertoh, personas que en su vida real son consideradas como respetables, dignas de confianza y educadas. Gente de la que nadie hablaría mal sin motivo, pero que cuando se conectan al wow cambian de cara, y se convierten en una versión moderna del Dr. Jekyll & Mr. Hyde.

Todos los días tenemos que lidiar con gente maleducada que no sabe lo que es el respeto por los demás, que tratan a cualquiera como si fuese un perro callejero que se les acaba de orinar en el pie, que Insultan, amenazan, estafan, manipulan y crean de sí mismos una identidad totalmente distinta a la que tienen en el mundo real. Se han aprovechado de esa libertad que les da el anonimato, y la han convertido en libertinaje, olvidándose de que la línea que separa la una del otro no es tan delgada como ellos piensan.

La libertad de actuar, pensar y decir, incluso escondidos tras la pantalla, es algo que deberíamos tener todos. Pero para que sea libertad auténtica tenemos que asumir las consecuencias de todo aquello que decimos y hacemos, mientras que quienes confunden la libertad con el libertinaje nunca aceptarán lo que les pueda pasar por los actos cometidos.

Para acceder al artículo original en el Fansite Oficial de Pastando en Mulgore tan sólo tenéis que pinchar aquí.
Comentar este post

Archivos

¡Somos sociales!

Ultimos Posts