Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El taller del gnomo

El taller del gnomo

Todo sobre las hermandades en World of Warcraft


Luchando contra los elementos

Publicado por Potopo Roscatuerca activado 24 Marzo 2016, 01:30am

Etiquetas: #Hace un mes en Mulgore, #armada invencible, #problema, #raid, #raider

Recordad que este artículo fue publicado originalmente en Pastando en Mulgore. Si queréis leer el original con los comentarios de los lectores pinchad en el enlace que encontraréis al final
Luchando contra los elementos

Cuenta la historia que allá por 1588 España trató de invadir Inglaterra, y que para ello el rey Felipe II organizó una gran flota de barcos que con el tiempo ha pasado a la historia con el nombre de la Armada Invencible. La flota era tan grande que nadie podía esperar que perdiese la batalla, y aún así lo hizo, porque mientras atravesaban el Canal de la Mancha, una tormenta hundió gran parte de los barcos.

Ante semejante resultado Felipe II pronunció una frase, que además de pasar a la historia, me ha servido en parte como título para esta entrada. Yo envié mis naves a luchar contra los hombres, no contra los elementos.

No digo que el hombre no tuviese algo de razón, pero estoy seguro de que cuando recibió la noticia no pudo evitar quedarse con cara de bobo. Y yo sin ser rey ni tener una flota de barcos lo entiendo muy bien. Porque más de una vez, por culpa de una raid, he puesto la misma cara que se le debió de quedar a él.

Cuando uno prepara una raid intenta tener en cuenta todo aquello que puede salir mal, trata que sus raiders estén en las mejores condiciones de equipamiento posibles, que no les falten gemas ni encantamientos, que estén siempre comidos con el frasco tomado y la runa puesta. Que todo el mundo tengas los buffs necesarios, que hayan healers, tanques y dps, y por supuesto que a la hora de explicar el combate contra el jefe todo el mundo comprenda qué es lo que debe hacer.

Pero llega el momento de la raid y 10 minutos antes de la hora, sabiendo que tienes que dar ejemplo, ya estás libre de ocupaciones. Vuelas hacia la roca de encuentro y te preparas para invitar a los demás. Al principio todo parece ir más o menos bien, o por lo menos dentro de lo que se considera normal… hasta que algo se tuerce.

El problema puede surgir de cualquier lado; puede ser que uno de los tanques haya desaparecido y nadie sepa nada de él, que uno de los healers pierda la conexión y se caiga, que la pareja de novios y dps haya discutido, o incluso que en el último momento sea tu jefe quien te llame a ti por teléfono. No importa lo que sea ni donde se origine, porque el resultado final casi siempre es el mismo, que se cancela la raid.

La verdad es que da igual cual sea el problema, lo realmente importante es que son cosas que no se pueden controlar ni prever. Todos queremos aquello que consideramos mejor, y tratamos de dar nuestro mayor esfuerzo para conseguirlo. A veces incluso logramos que nuestros compañeros participen y estén preparados, pero eso sólo hace que el sentimiento de impotencia sea mayor.

Imaginaos la cara que se os puede quedar cuando lo habéis estado preparando todo, y algo totalmente imprevisible os lo echa por tierra. A mi todavía se me queda cara de bobo en esas ocasiones, porque yo envío a mis raiders a luchar contra los jefes, no contra los elementos.

Para acceder al artículo original en el Fansite Oficial de Pastando en Mulgore tan sólo tenéis que pinchar aquí.
Comentar este post

Archivos

¡Somos sociales!

Ultimos Posts