Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El taller del gnomo

El taller del gnomo

Todo sobre las hermandades en World of Warcraft


Sobre la evolución de las hermandades hacia el lado social

Publicado por Potopo Roscatuerca activado 3 Marzo 2016, 01:30am

Etiquetas: #Hace un mes en Mulgore, #avance, #evolución, #hermandades, #pve, #pvp

Recordad que este artículo fue publicado originalmente en Pastando en Mulgore. Si queréis leer el original con los comentarios de los lectores pinchad en el enlace que encontraréis al final
Sobre la evolución de las hermandades hacia el lado social

Hace unas semanas escribí la primera parte de esta entrada, allí hablé de las hermandades sociales, esas que acogen a todo el mundo y les dan los conocimientos básicos para que puedan empezar a jugar. Hasta que un día “maduran” como jugadores y se van a buscar otra hermandad que les ofrezca algo mejor. Incluso así la mayoría destaca el tiempo pasado en esas hermandades como el que mejores recuerdos les trae de su paso por el juego.

Hoy quiero retomar el tema, pero para hacerlo voy a necesitar desviarme un poco (ya sé que eso no es raro en mi) para hablar sobre la evolución de los jugadores. Supongo que todos conoceréis aunque sea de oidas la historia de Charles Darwin, el naturalista que escribió el origen de las especies y postuló la teoría de la evolución. Las especies se adaptan al entorno en el que viven y aquellas que son más aptas sobreviven mayor tiempo traspasando sus genes a la descendencia. Pues bien, en el wow ha pasado lo mismo.

Cuando comenzamos a jugar todos somos unos ignorantes, puede que hoy en día no tanto porque tenemos miles de páginas y vídeos donde encontrar la información, pero ¿cómo creéis que era al principio?. Exacto, al principio nadie sabía más que el resto, todo era nuevo y los jugadores tuvieron que adaptarse a ese medio desconocido que era el wow.

Unos evolucionaron hacia el pvp, otros lo hicieron hacia el pve, y el resto evolucionó en algunas otras vertientes que hoy en día pueden incluso haber desaparecido. Unos se especializaron en rol, otros en exploración del mundo, en la búsqueda de fallos y bugs, en farmeo de materiales y oro, etc. Al final surgieron tantos tipos de jugadores distintos que costaría nombrarlos todos, pero eso duró sólo un tiempo.

Al igual que sucede en la naturaleza los más aptos aumentaron en número, mientras que aquellos que no supieron adaptarse bien a los cambios fueron dejándose ver cada vez menos. Con el paso del tiempo quedó patente que la mayoría optaba por reunirse con otros que eran como ellos, ya sabéis, el número hace la fuerza y todo eso. De esa manera se formaron los primeros grupos de jugadores y nacieron las hermandades.

Empezaron a aparecer como de la nada las hermandades pve y pvp, que siguiendo el criterio de juntarse sólo con los que son igual uno dejaron fuera a muchísimos otros jugadores. Hasta que al final esos jugadores que habían sido rechazados decidieron montar sus propias hermandades, para hacer lo que les viniese en gana con otros que fuesen igual que ellos.

Durante algún tiempo el sistema funcionó y convivieron de forma más o menos pacífica las hermandades de los cuatro grupos principales; rol, pve, social, y pvp. Pero sólo durante algún tiempo, porque la evolución no se detiene. Todos seguimos evolucionando, y no sólo en conjunto sino también de manera individual. Crecemos, aprendemos cosas nuevas, nos volvemos a adaptar al mundo que nos rodea y con el tiempo llegamos a ver las cosas de una manera distinta.

Por supuesto siguen habiendo jugadores dedicados en exclusiva tanto al pve como al pvp, pero ya no son los mismos. Aquellos que antes eran abanderados de su causa o bien ya no juegan, o se han hecho mayores y adquirido responsabilidades que les dejan menos tiempo para jugar.

Por desgracia ese es un factor decisivo, el del tiempo, porque tanto el pve como el pvp de alto nivel requieren dedicación. Ahora esos jugadores veteranos se han visto relegados a un segundo plano, en las hermandades pve y pvp ya no los quieren porque “no dan la talla”, o porque ellos mismos reconocen que ya no están dispuestos a seguir llevando el mismo ritmo que antes.

Finalmente muchos terminan sus días en una hermandad social, un tipo de hermandades que cada vez se ve más, y donde acaban entrando jugadores que no sólo buscan pasar un rato entretenido y hacer amistad, sino también relajarse en un sitio tranquilo donde no tengan que competir por todo.

Como diría Darwin, la evolución no se detiene. Y como él no lo dijo lo digo yo… el wow evoluciona hacia el lado social.

Para acceder al artículo original en el Fansite Oficial de Pastando en Mulgore tan sólo tenéis que pinchar aquí.
Comentar este post

Archivos

¡Somos sociales!

Ultimos Posts