Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El taller del gnomo

El taller del gnomo

Todo sobre las hermandades en World of Warcraft


Nostalrius, resumen de los acontecimientos

Publicado por Potopo Roscatuerca activado 8 Diciembre 2016, 01:30am

Etiquetas: #Hace un mes en Mulgore, #Blizzard, #privado, #servidor, #nostalrius, #pirata

Recordad que este artículo fue publicado originalmente en Pastando en Mulgore. Si queréis leer el original con los comentarios de los lectores pinchad en el enlace que encontraréis al final

Escribo esto en los días previos a la Blizzcon, una época que muchos esperamos con ansia como antesala de las novedades que llegarán a los juegos de Blizzard, pero no voy a hablar de esas novedades porque estoy seguro de que muchos otros lo harán por mi. Voy a hablar de lo que debería ser anunciado y no lo será, porque aunque prometieron darnos noticias al respecto, está claro que ni las darán ahora, ni cuando las den serán las que muchos quieren oir.

El pasado 10 de Abril cerró sus puertas un servidor privado de World of Warcarcraft. No es que eso sea novedad, pero en este caso la noticia trascendió más de lo esperado, hasta el punto de que para muchos Nostalrius (el nombre del servidor) se convirtió en un ejemplo a seguir para luchar contra la hegemonía de Blizzard sobre el WoW. Se habló sobre el cierre de ese servidor, sobre las consecuencias del mismo y también sobre las medidas que sus desarrolladores habían tomado al respecto. En su momento se dijeron muchas cosas, que sean ciertas o no, creo que merece la pena recordar aunque sólo sea superficialmente.

Para empezar, Nostalrius era un servidor privado (o pirata, como prefiráis) de World of Warcraft que fue lanzado en Marzo de 2015, un servidor estancado en el inicio del juego, antes de ninguna expansión. Es decir que sólo tenían el juego original, eso que los abuelos cebolleta se empeñan en llamar vanilla. Según los dueños de Nostalrius, lo suyo era un servidor privado (como tantos otros) con la particularidad de que este había sido creado por aficionados al wow (como la mayoría) que querían recuperar la experiencia del juego original… Por supuesto ellos insisten en que todas las personas que colaboraban con el mantenimiento del servidor eran voluntarios, y también con que ellos en ningún momento tuvieron afán de lucro.

Es decir, que se han pintado a sí mismos como un grupo de amigos que creó su propio servidor de WoW, para permitir que quien lo quisiese pudiera vivir de forma gratuita la experiencia de juego tal y como salió a la venta en un principio, y todo eso por amor al arte, sin ganar nada con ello. Si hacemos caso de todo lo que publicaron después del aviso de cierre del servidor, de los números que ofrecían y de la infografía que prepararon, la experiencia no debía de irles mal del todo, porque según ellos tenían muchísimos usuarios activos. Por eso no es de extrañar que Blizzard hiciese valer sus derechos y exigiese el cierre del servidor. Hasta ahí todo normal, no se diferencia mucho de lo que ha ocurrido tantas otras veces con distintos servidores privados, lo verdaderamente diferente al resto de ocasiones ocurrió justo después.

Los responsables de Nostalrius empezaron una campaña; Incluyendo una recogida de firmas, en la que involucraron ya no sólo a sus propios jugadores sino a muchísmos otros que se dejaron llevar por la nostalgia del juego clásico, incluso llegaron a contar con el apoyo de Mark Kern (antiguo jefe de equipo en el desarrollo de WoW), que se encargó de reunirse con los que fueron sus jefes en Blizzard, para hacerles llegar la petición oficial con las firmas recogidas para evitar el cierre de Nostalrius y tratar al mismo tiempo de convencerlos de la necesidad de crear servidores pre-expansión. Como viene siendo habitual en estos casos cada vez que alguien culpa a Blizzard de algo, aparecieron los haters encargados de hacer la historia mucho más grande de lo que realmente es y como de costumbre se llenaron páginas y más páginas de hilos en los foros oficiales y fansites hablando del tema.

Al final a Blizzard no le quedó más remedio que dar sus motivos y explicaciones al respecto, con dos mensajes destinados a la comunidad. El primero con fecha del 26 de Abril de 2016, para hacer el comunicado oficial de que además de haber aceptado mantener contacto con la gente que gestionaba Nostalrius, han empezado a mirar con cierto interés la posibilidad de tener servidores sin expansión. El segundo mensaje es mucho más reciente, del 24 de Octubre de 2016, diciendo que no se han olvidado de los servidores clásicos, que es algo que siguen debatiendo y que no van a hablar de ello en la Blizzcon.

Por su parte Nostalrius también ha hecho un comunicado reciente, diciendo entre otras cosas que si durante la Blizzcon Blizzard no hace un anuncio relativo a los servidores clásicos, ellos harán el suyo. Como os decía todo esto lo escribo en los días previos a la Blizzcon de este año, y aunque no creo que vayan a nombrar nada al respecto de los servidores clásicos, estoy seguro de que en alguna de las rondas de preguntas y respuestas aparecerá el tema, hasta entonces habrá que esperar.

Para acceder al artículo original en el Fansite Oficial de Pastando en Mulgore tan sólo tenéis que pinchar aquí.

Comentar este post

Archivos

¡Somos sociales!

Ultimos Posts