Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El taller del gnomo

El taller del gnomo

Todo sobre las hermandades en World of Warcraft


Fusiones de hermandad: una empresa que parece fácil y utópica.

Publicado por Amritsar - Exodar activado 8 Diciembre 2012, 00:30am

Etiquetas: #Una puerta abierta

El motivo de hacer este artículo es que yo mismo he experimentado una fusión de dos hermandades. Al principio pensé que con la fusión ambas hermandades convivirían en paz y que estaríamos unidos más que nunca, sin embargo durante el proceso de fusión ocurrieron problemas que crearon pequeños conflictos entre los integrantes, algo que nunca se me pasó por la cabeza.

Me gustaría hablaros sobre los problemas que tiene que afrontar la fusión de una hermandad.


El primer problema es la gestión de la hermandad. Algunos preferirán que X persona sea el maestro de la hermandad mientras que otros preferirán que Y lo sea, ya que los partidarios de X han estado mucho tiempo bajo su gestión, y lo mismo ocurre con los partidarios de Y.

Algunos dirán que con una votación democrática se solucionaría de forma efectiva el problema, sin embargo esto creará un sentimiento de resentimiento en los que han perdido la votación. El resentimiento es como un globo, se va inflando poco a poco hasta que en un momento explota.

El segundo problema son los grupos de banda. Al haber más personas habrán más grupos de banda y esto podría crear rivalidades entre los diferentes grupos  ya que cada uno estará diferenciado por reglas, personas, habilidad, relaciones internas, etc. En resumen, que la gente pensará que el grupo de banda de Y es mejor que el de X o viceversa.

También hay un tercer problema que al principio puede parecer nimio pero también es importante. La fusión es la unión de dos hermandades y por tanto tendrá que haber una hermandad que migre los personajes y otra que los reciba. La hermandad que los recibe pensará que está siendo invadida por la otra hermandad.

Pensadlo de esta manera: una unión (véase Alemania) no es lo mismo que una anexión (véase Vietnam). Una posible solución será el cambio del nombre y del blasón de hermandad de forma que las dos hermandades se hagan una.

Otro problema evidente serían las reglas. Es muy probable que cada hermandad tuviese sus propias reglas, por ejemplo: la hermandad de X es extremadamente liberal, los mats se ponen espontáneamente en el banco y cualquiera puede retirarlos cuando quiera (y en una cantidad razonable) si lo usara para algún personaje dentro de la hermandad. Sin embargo, la hermandad de Y tiene una rotación de farmeo y una “plantilla” de productores, por lo tanto cuando las hermandades se fusionen habrá un conflicto entre los que prefieran el modelo de X y los que prefieran en modelo de Y.


Con este artículo pretendo concienciar a los maestros de hermandad para que si están planeando una fusión de hermandad tengan en cuenta estos puntos que he explicado, además de muchos más que podrían surgir (yo sólo he resumido los más básicos).

Sin embargo si dos hermandades tienen una relación aceptable y sus miembros están decididos a realizar la fusión, cualquiera de estos puntos se podría resolver sin problemas. Tan sólo hay que planear la fusión con la mente dispuesta a debatir razonadamente cualquier punto conflictivo.

Gracias por su lectura.


Recordad que los artículos publicados en esta sección del blog son propiedad de sus respectivos autores y por lo tanto es a ellos y no al autor del blog a quienes pertenecen todos los méritos y responsabilidades por los mismos.

Este artículo es obra de Amritsar del Exodar que además de ser un fiel lector del blog ya había colaborado anteriormente en esta misma sección enviando este otro artículo.

 

Si algún otro lector quiere participar en esta sección y compartir algo con los demás tan sólo tiene que ponerse en contacto conmigo y hablamos de ello.



Comentar este post

potopo roscatuerca 12/09/2012 18:26


Siempre he sido reacio a las fusiones de hermandad, es algo que me parece casi imposible de llevar a cabo de forma satisfactoria para ambas hermandades. Muchas veces he leído de que 2 hermandades
se unen para tratar de conseguir más gente con la que poder avanzar, pero leyendo entre líneas siempre llego a la conclusión de que los problemas que tienen esas hermandades no son sólo por falta
de gente.

Muchas veces las hermandades se desmoronan por una mala gestión, un mal ambiente o algún problema interno. Si intentamos solucionar estos problemas juntandonos con otra hermandad que tiene más o
menos los mismos problemas sólo obtendremos un problema mayor.

Las fusiones de hermandad son muy difíciles de llevar a cabo, nosotros podemos estar seguros de que es lo mejor para nuestra hermandad, pero si no es la solución apropiada para la otra hermandad
al unirnos no arreglaremos nada.

Archivos

¡Somos sociales!

Ultimos Posts