Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El taller del gnomo

El taller del gnomo

Todo sobre las hermandades en World of Warcraft


La importancia de la sinceridad y el no tener vergüenza

Publicado por Potopo Roscatuerca activado 20 Julio 2012, 13:19pm

Etiquetas: #Opinión

Quienes me conocen saben de sobra que soy una persona que no tiene vergüenza de ningún tipo, uno de esos a los que no le puedes decir "no te atreves a..." pensando que no lo haré por miedo al ridículo, también saben quienes me conocen que casi siempre digo lo que pienso y que además suelo decirlo de forma clara y sin adornos.

Imagino que por eso algunos opinan que es mejor no decirme ciertas cosas o ponerme a prueba, porque al final son ellos los que suelen terminar pasando vergüenza y escuchandome a mi decir ciertas cosas que en realidad ya sabían y nadie se había atrevido a decirles por miedo ofender o herir sentimientos.


En el juego me comporto prácticamente igual que en la vida real en este sentido, no es que si voy por Ventormenta pegando saltos vaya saltando también por mi ciudad (aunque a veces sí ), es más bien que no me da miedo hablar con la gente y decirle lo que pienso aun sabiendo que no se lo van a tomar bien o que se pueden ofender o sentir heridos.

Creo que son cualidades que debería tener cualquier persona que aspire a dirigir una hermandad o una raid, sinceridad y falta de vergüenza.


De nada sirve saber que tienes en la hermandad a un niño del que todo el mundo se queja porque se pasa el día hablando de cosas de niños y pidiendo ayuda insistentemente si no hablas con ese niño y le dejas las cosas claras, seguramente sabes que el niño se echará a llorar y habrá quien se sienta culpable por ello pero alguien tiene que hacerlo.

También vale para el adulto que se pasa el día diciendo obscenidades, el que está totalmente borracho hablando por el micrófono, la que va abusando de su condición de mujer desvalida para conseguir que sus compañeros babeantes sin novia farmeen para ella...

En definitiva, para cualquier situación en la que sea necesario hablar pero que sepas que hay que decir las cosas tal y como son  aun a riesgo de ofender porque si intentas ponerle adornos y eufemismos terminarás liándolo todo aun más.


Ser quien lleva las riendas no es fácil, por eso hay que procurar no caer nunca en la tónica de ser el mejor amigo de todo el mundo, de hablarles como si fuesen mariposas a las que se les rompen las alas si soplas demasiado fuerte o que se asustan si les dices una palabra más alta que la otra.

Muchas veces no es agradable, pero aun así sigue siendo nuestra responsabilidad y para que todo se mantenga funcionando correctamente no queda más remedio que ser sinceros y sinvergüenzas.


Comentar este post

Archivos

¡Somos sociales!

Ultimos Posts