Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El taller del gnomo

El taller del gnomo

Todo sobre las hermandades en World of Warcraft


La importancia del factor afectivo en la convivencia y desarrollo de una hermandad.

Publicado por Amritsar-Exodar activado 10 Noviembre 2012, 00:30am

Etiquetas: #Una puerta abierta

He visto casos de hermandades cuyos altos cargos se preocupaban de la creación y el cumplimento de estrictas reglas que, cumplidas, favorecían un desarrollo estable de la hermandad. Sin embargo, lo más importante de una hermandad no son simplemente las reglas y su cumplimiento. Lo más importante son aquellos integrantes de a pie, que tienen la responsabilidad del cumplimiento de las reglas. En ellos reside la decisión de si van a ayudar a desarrollar la hermandad o no. Suena algo muy simple, y lo es, pero lo importante es: ¿cómo hacer que éstos integrantes de a pie cumplan sus obligaciones sin sentirse “esclavos” de los altos cargos? La solución es simple: la afectividad.

Una hermandad está integrada por muchas personas que, supuestamente, están decididas en ayudar a progresar a la hermandad pero, como todos sabemos, una persona suele entrar a una hermandad porque o bien el avance PvE/PvP es muy bueno o bien porque quiere aprovechar las ventajas de los niveles de hermandad. Desgraciadamente, las personas que sueñan con el verdadero desarrollo de la hermandad son solamente el jefe y sus oficiales (en la mayoría de las hermandades emprendedoras).

Lo que más favorece el progreso de una hermandad es la relación social entre todos los integrantes de ella, sean reclutas, miembros, oficiales o el mismo maestro/a. Si el entorno social de una hermandad es positivo, el integrante de a pie cumplirá las reglas sabiendo que es por el bien de su hermandad, de los amigos que están en ella y de él mismo también.

Pero ahora viene el siguiente problema: ¿cómo hacer que el entorno social de una hermandad sea positivo?

En realidad, no hay un “método” para hacer que todas las hermandades sean sociales en un momento. La sociabilidad de una hermandad debe (y enfatizo el “debe”) ser positiva desde la misma fundación de la hermandad. Es muy recomendable que se comience con un número de personas relativamente alto (en torno a 7 personas) todas ellas amigas entre sí para que cualquiera que entre como novicio en la hermandad se dé cuenta del buen ambiente social de esta. El trabajo de los oficiales en este caso es cerciorarse de que el nuevo integrante de la hermandad esté más que bienvenido en ese entorno social, donde tods son amigos y conviven juntos.

Cuando el novicio se sienta parte del entorno social de la hermandad, será capaz de cumplir las reglas sin ningún tipo de resentimiento. Todo por el bien y el desarrollo de la hermandad.

Obviamente nos encontraremos gente poco sociable o “antipática” (con antipática me refiero a trolls, pr0s engreídos, sabelotodos, soyelquemasdpshaceyporesotengomasderechoalloot, etc). En ese caso los oficiales tendrán que tomar las medidas adecuadas para mantener el buen ambiente en la hermandad y, en el peor de los casos, sacar la manzana podrida de la cesta.

Gracias por su lectura.


Este texto no pertenece al dueño del blog, sino que ha sido escrito por Amritsar de El Exodar que ha querido compartirlo con todos nosotros a través de esta sección del blog. A él y no a mi corresponden todos los méritos por el mismo.

Si queréis también compartir algo con la comunidad recordad que podéis hacerlo a través de esta sección, contactad conmigo y hablamos.

 

Comentar este post

Kapital Bitcoin 07/04/2016 17:16

Hola buenas, esta plataforma ¿es buena para conseguir tràfico y promocionarse?
si puedes me contestas gracias, bitcoinsparatodos@gmail.com

Potopo Roscatuerca 07/04/2016 17:21

Te mando un correo

Flask 11/12/2012 09:31


Buenas,


Estoy absolutamente de acuerdo con Amritsar en que algunas discusiones pueden ser positivas. Es una intercambio de opiniones y puntos de vista. Por supuesto también considero que éstas deben
estar fundamentadas y expuestas desde el respeto que es lo que muchas veces falta.


Por otro lado estoy de acuerdo con el "valor afectivo" que comenta Potopo. Muchas veces, cuando llegas nuevo a una hermandad te puedes sentir un poco desplazado al principio, pensar que ya hay
grupos hechos, etc. pero yo croe que lo que realmente gusta del WoW es ese componente social que hay detrás. Pertenecer a un grupo e ir avanzando hace quenos sintamos bien. Por mi parte considero
que los programas tipo ventrilo, raidcall, teamspeak favorecen esta interacción entre jugadores así como los foros en la web de la Hermandad por lo que considero que deberíamos apoyarnos más en
ellos a la hora de fomentar esa unión entre los miembros de la Guild.


Y cuando te sientes parte de ese algo dejas de pensar si estás o no trabajando "para alguien", simplemente estas colaborando en el desarollo positivo y el avance de ese grupo al que perteneces.


Saludos!


 

Potopo Roscatuerca 11/14/2012 04:23



Uno de los problemas es que hay muchísima gente en este juego que tiende a pensar en los demás miembros de su hermandad como si fuesen lo que ellos están viendo, un gnomo brujo aquí, un orco
guerrero allá, un trol chamán etc.


A este tipo de gente habría que obligarla a se participativa con las personas que hay detrás, a que hablasen de cualquier otra cosa que no fuese el juego y a lo mejor así podrían crear algún tipo
de lazo afectivo.



Amritsar-Exodar 11/11/2012 20:12


Tal y como dices, el modelo que presento es uno de los muchos modelos ideales que existen, aunque como bien sabemos, lo ideal y lo real no son lo mismo.


 


Obviamente las discusiones son inevitables, pero si lo pensamos mejor, incluso las discusiones también forman parte del correcto desarrollo de una hermandad (aunque no siempre), no creéis?


Puede que haya una persona que discuta con unas tantas para presentar una idea que tiene, sabiendo que será rechazada al principio pero, si insiste, posiblemente podría terminar convenciendo a
los demás.


 


También existen reglas en las discusiones, pero al menos en mi hermandad conseguimos formar una "sublevación" a partir de unas pocas personas.


De hecho nos sublevamos 2 veces, aunque la primera vez fracasó :P.


 


(Otra vez me he ido por las ramas).


 


Resumiendo, estoy de acuerdo contigo Potopo, pero las discusiones también pueden llegar a ser buenas.


 


¡Un saludo!

Potopo Roscatuerca 11/11/2012 14:50


Factor afectivo... una bonita forma de decirlo, es algo muy idealizado que por desgracia no siempre funciona.

Las hermandades son prácticamente como una familia. El maestro es como el abuelo que hace de patriarca, los oficiales son los hijos mayores, el resto de la hermandad sobrinos, nietos etc.

El problema es que hasta en las mejores familias se discute, y no es cuestión tampoco de expulsar a nadie por una discusión cualquiera. En realidad es algo un poco más complicado porque
seleccionar a la gente poco a poco no siempre es posible.

Archivos

¡Somos sociales!

Ultimos Posts