Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El taller del gnomo

El taller del gnomo

Todo sobre las hermandades en World of Warcraft


Las hermandades caníbales

Publicado por Potopo Roscatuerca activado 13 Diciembre 2012, 00:30am

Etiquetas: #Hace un mes en Mulgore

Empiezo como todas las semanas dejándoos un resumen de lo ya publicado en Pastando en Mulgore.

Una de las consultas que más me hacen es la de cómo hacer para crear una hermandad, no es que no sepan como fundarla sino que una vez y la tienen no saben que hacer con ella en la mayoría de los casos. Por lo menos son muchos los que no saben como hacerla avanzar, y es ahí donde comienzan las quejas.

Me dicen que es imposible reclutar, que la gente entra y se va los 2 días, que antes no era así y que por culpa de las de hermandades de nivel 25 las recién creadas no tienen posibilidades. Reconozco que desde la época en la que creé mi hermandad hasta ahora han cambiado muchas cosas en el juego.

Antes las hermandades no ofrecían las ventajas y beneficios con los que cuentan actualmente, además eran necesarias 10 firmas para los estatutos mientras que ahora sólo hacen falta 4. Hemos pasado del crear una hermandad que no te ofrecía nada y para la que tenías que estar buscando firmas a veces durante días, al extremo opuesto. Puede que por eso haya tantas.

Ese y no otro es el verdadero problema de fondo, hay demasiadas hermandades. Todas las semanas se crean nuevas hermandades y al final la mayoría de ellas no llegan a ningún lado, son hermandades creadas con la mejor intención del mundo, con ilusiones y ganas, pero que se encuentran de frente con un muro casi infranqueable cuando no consiguen reclutar nuevos miembros.

Muchos jugadores entran en una hermandad recién creada y que parece muy activa al principio, pero que tras unas semanas decae. Aun así deciden quedarse por si despega de nuevo en algún momento, hacen amistad con los pocos compañeros que quedan y finalmente crean un sentimiento de fraternidad. Le cogen cariño al un tabardo y al nombre de la hermandad pero no se dan cuenta que lo que realmente los mantiene ahí es casi siempre la compañía.

Así hay cientos de hermandades, sitios donde la actividad es prácticamente nula y aun así permanecen 4 o 5 miembros. Unos jugadores que están allí por apego y que podrían tranquilamente dejar la hermandad como banco personal y marcharse todos juntos a otra donde pudiesen tener nuevos compañeros.

Estas hermandades han sido creadas con ilusión pero sin ningún plan para mantenerlas, mantienen entre todas a cientos de jugadores que podrían darle más vida no sólo a las otras hermandades que intentan progresar, sino también a los reinos que no tienen un avance claro por falta de jugadores.

No son las hermandades grandes las que perjudican a las demás, esas han llegado ahí con esfuerzo y se merecen un respeto. Son las pequeñas hermandades cerradas que mantienen dentro a sus 5 miembros las que están canibalizando al resto.


Recordad que esto que acabáis de leer no es más que un resumen de lo publicado anteriormente en PEM y que si queréis leerlo al completo deberéis ir hasta el original.


Dicen que en in conflicto de intereses siempre hay 2 partes, lo lógico sería escuchar a ambas partes antes de tomar una decisión para resolver ese conflicto pero como norma general nos dejamos llevar por aquellos que más ruido hacen. He visto muchas veces en los foros mensajes diciendo que la culpa de que las hermandades pequeñas no puedan progresar es culpa de las hermandades de nivel 25 que monopolizan los reinos, y por eso, pensando en que siempre hay 2 caras de una misma moneda escribí esto.

Las respuestas han sido de lo más variopintas, desde los que me decían que estaba loco y me había fumado algo por decir esto a los que exponían cada uno su propia experiencia. La cuestión es que por mucho que nos duela decirlo seguimos pensando muchas veces con el corazón en lugar de con el cerebro y eso tiene consecuencias.

Lo lógico sería pensar que si en una hermandad que hace unos años era grande ahora sólo quedan 4 miembros activos que además tienen ganas de avanzar hiciesen algo al respecto, podrían irse a otra hermandad y dejar la suya en manos de sus alters para poder volver a ella si las cosas no les marchan bien, o podrían intentar levantarla de nuevo haciendo todos los esfuerzos necesarios. Pero hay cosas que no cambian y entre ellas está el que es más fácil quejarse que tratar de buscar una solución.

Así tenemos esa hermandad en la que sólo quedan 4 miembros con ganas de avanzar y no hacen más que quejarse de que no pueden pero no se atreven a dar el paso necesario. Ellos dicen que su hermandad no puede avanzar porque los demás prefieren ir a otra hermandad donde hay más gente y cosas ya organizadas.

hay que respetar su punto de vista claro, pero por desgracia son ellos mismos los que después critican cuando alguien les dice que esas hermandades grandes podrían avanzar más rápido si estos 4 se uniesen a ella. Pensar con el corazón en vez de con la cabeza no es malo, pero tampoco cabe esperar un resultado óptimo de esos pensamientos.

Comentar este post

Archivos

¡Somos sociales!

Ultimos Posts