Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El taller del gnomo

El taller del gnomo

Todo sobre las hermandades en World of Warcraft


No todos somos iguales, pero tampoco somos tan distintos

Publicado por Potopo Roscatuerca activado 24 Abril 2013, 23:30pm

Etiquetas: #Hace un mes en Mulgore

Como cada semana empiezo poniendo a continuación un resumen de 1 artículo que ya había sido publicado en Pastando en Mulgore.

 

Una de las grandes virtudes que tienen los mmog es que permiten un cierto grado de anonimato, puedes estar jugando con una persona a diario durante meses sin saber siquiera su nombre y llamándolo siempre por el nombre del personaje, hoy en día la situación ha cambiado mucho sobre todo gracias a la gente joven que está acostumbrada a las redes sociales e internet desde que tienen uso de razón. Pero no todo es tal y como algunos lo ven.

Me refiero al hecho de que gracias al anonimato que nos da el escondernos detrás de un personaje virtual es casi imposible saber quien está al otro lado, y eso puede provocar más de un malentendido, porque a fin de cuentas ¿si no sabemos con quién hablamos cómo podemos saber cuál es la mejor manera de tratar con esa persona?.

 

Para que me entendáis os pondré un ejemplo:

Hace unos meses estaba hablando con un chico al que tengo en mi lista de amigos, y en un momento dado le dije que esperase un momento porque me llamaba mi mujer desde la cocina, cuando volví al ordenador me preguntó que cuántos años tenía y el chaval se quedó impresionado porque le dije que tenía más del doble que él. Me pidió disculpas un montón de veces por el vocabulario que usaba cuando hablaba conmigo porque él pensaba que yo tenía más o menos su misma edad, pero desde ese día me trata de usted. (Explicación para los lectores latinoamericanos: en España el pronombre usted sólo se usa como señal de respeto, a los amigos y família se les trata de tú).

En realidad a mi nunca me importó que alguien que podría ser por edad hijo mio me tratase de esa manera, nunca me faltó al respeto ni nada parecido, pero a él lo habían educado para tratar a sus mayores de una forma distinta. Es una de las consecuencias que tiene el anonimato, y seguramente sea una de las más frecuentes. Junto con esta debe de estar la de hablarle a un compañero de la hermandad como si fuese un hombre durante mucho tiempo, hasta que un día descubres que de hombre no tiene nada.

Entonces ¿si no sabemos quién está detrás del personaje, cómo podemos asegurarnos de no meter la pata?. En realidad no es tan difícil, si tenemos presente que quitando las pequeñas diferencias que nos pueden separar no somos tan distintos. Todos estamos aquí porque jugamos a lo mismo, pasamos nuestros ratos libres en el mismo mundo virtual y tenemos que soportar las mismas cosas.

Por desgracia son muchos los que se aprovechan de ese anonimato para tratar al resto de jugadores de una forma en la que nunca tratarían a nadie en la calle. No me refiero a que un chaval de 15 años hable conmigo como si yo tuviese su edad, eso lo considero normal, lo que quiero decir va más en la línea de que un jugador en lugar de tratar a los demás de la forma normal lo haga usando un vocabulario cruel, que insulte y falte al respeto sólo porque cree que nadie sabe quién es.

Las palabras pueden producir mucho daño, sé de casos en los que una raid e incluso una hermandad entera se han roto por culpa de un comentario malintencionado o malinterpretado. Referencias del tipo “¿qué pasa es que soy negro o qué?” sin saber el color de tus compañeros, “saca a los gitanos para al principio del jefe” sin conocer la etnia de quien te acompaña etc. pueden traer muchos problemas internos aunque se digan sin mala intención.

Por eso lo más importantes para evitarlos no es tratar de comportarse de una forma diferente a como se es, sino pensar siempre desde el punto de vista del respeto a los demás porque nunca se sabe quién va a estar al otro lado.

 


Os recuerdo que esto no es más que un resumen de lo que ya fue publicado en PEM, si queréis leerlo íntegro junto con los comentarios de los lectores podéis hacerlo aquí.
 
 
Supongo que en inglés por ejemplo será más sencillo este tipo de trato, en ese idioma el sujeto no tiene género así que si tu dices "my friend" lo mismo puede ser tu amigo que tu amiga. Pero el español como idioma sí diferencia en estas cosas.

 

Sin ir más lejos no hace muchas semanas me enteré yo de que un compañero que lleva años conmigo en la hermandad no era compañero, sino compañera. En otra ocasión me había comentado otro compañero distinto algo de su novio, al principio pensé que era una chica, pero al final resultó que no, que era homosexual.

 

Yo en estos casos mientras no haya ninguna falta de respeto por parte de unos o de otros acepto todo lo que quiera que venga, tan sólo he aprendido a seguir la norma de respetar la intimidad de los demás y no preguntar nunca nada privado a nadie. Ya hablarán ellos sin quieren que se sepa algo más sobre su vida.

Comentar este post

Archivos

¡Somos sociales!

Ultimos Posts