Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El taller del gnomo

El taller del gnomo

Todo sobre las hermandades en World of Warcraft


Nunca sabes a donde te llevará tu camino

Publicado por Potopo Roscatuerca activado 27 Diciembre 2012, 00:30am

Etiquetas: #Hace un mes en Mulgore

Lo primero como siempre un resumen de lo publicado en Pastando en Mulgore.

Me gusta El Señor De Los Anillos, no puedo evitarlo, me he leído los 3 libros al menos 3 veces cada uno y todavía sigue pareciéndome una historia de lo más épica, pero sobre todo llena de mensajes.

Es muy peligroso, Frodo, cruzar la puerta,” solía decirme. “Vas hacia el Camino, y si no cuidas tus pasos no sabes hacia donde te arrastrarán. Esta frase la dice Frodo en el libro citando a Bilbo ¿y sabéis qué?, el hobbit tenía razón.

 

Nunca sabes a donde te llevará el camino que elijas, puedes intentar encaminar tus pasos en una dirección determinada pero eso no te asegurará el que finalmente consigas llegar a tu destino ni tampoco el que ese viaje sea como tú esperabas. Es importante entender esto cuando se empieza un proyecto nuevo porque si no el resultado termina siendo casi siempre el mismo, frustración, enfado, y abandono.

Da igual la experiencia que tengas y poco importa el tipo de proyecto que intentes llevar a cabo, lo mismo puede ser una hermandad, un grupo de raid o un blog donde hablar del juego, porque seguro que antes de empezar ya tienes una idea más o menos clara de qué quieres conseguir y como vas a actuar para lograrlo.

Quizás pensabas en crear una hermandad con un núcleo de raid bien preparado para tirar contenido en heroico, a lo mejor tenías de antemano a los jugadores que necesitabas y podías comenzar a raidear desde el primer día pero tarde o temprano siempre hay un bache en el camino, un imprevisto que o bien obliga a parar y buscar otra forma de seguir o detiene el viaje por completo.

Los imprevistos, los baches en el camino, los problemas, las críticas de los demás y todas las dificultades con las que nos vamos encontrando no son más que desvíos de nuestro proyecto inicial, podemos desviarnos o incluso tomar un camino totalmente distinto. A lo mejor tenemos incluso que cambiar a nuestros compañeros de viaje y los motivos que nos hicieron empezar.

Cuando empiezas con una hermandad nadie te dice que seguramente pasarás más tiempo intentando resolver sus problemas que disfrutando de ella, y seguramente por eso se quedan tantas en el trayecto.

Aquellos que pese a todo consiguen mantener la ilusión de seguir adelante deberían de tomar ejemplo de otro hobbit llamado Sam que dijo aquello de “Llegaré, aunque deje todo menos los huesos por camino“.


Recordad que esto no es más que el resumen de lo que ya había publicado antes en PEM, y que si queréis leerlo entero junto con los comentarios de los lectores tendréis que hacerlo en el original.


Una frase, una simple frase como esta puede dar lugar a reflexionar suficientemente acerca de algo como para escribir un artículo completo. En este caso ha sido una frase sacada del señor de los anillos que he de decir que es un libro que me encanta, y digo que es un libro porque el que tengo yo es un tomo en el que están recopilados los 3 volúmenes.

Como de costumbre lo que yo escribo no tiene un interés mayor de la cuenta, en cambio sí que es interesante leer los comentarios que hacen los lectores al respecto. En esta ocasión me quedo con la frase de Ericka y no me queda más remedio que darle la razón.

Sí es un tema de flexibilidad, pero la pregunta sería ¿es conveniente ser flexible siempre? y sobre todo ¿hasta qué punto hay que ser flexible?.

Imagino que ese es el dilema al que nos enfrentamos todos. Hoy uno de los tanques ha llegado tarde y ya no se puede hacer nada, nos da una excusa y la aceptamos, pero si ocurre lo mismo varias veces ya no podríamos seguir siendo flexibles en ese aspecto porque perjudicaríamos al resto. Hay que hacer algún cambio algo para poder seguir avanzando.

No es lo que teníamos previsto pero por culpa de algo con lo que no contábamos ahora tenemos que evaluar la situación y buscar una alternativa. Es en estos momento cuando se demuestra lo bueno o lo malo que se puede ser dirigiendo una raid o una hermandad.

Cuando todo marcha bien cualquiera puede hacerlo, pero a la hora de la verdad sólo aquellos que demuestren que pueden salir airosos de las situaciones comprometidas consiguen seguir adelante.

Por cierto, si no habéis ido a ver el Hobbit os estáis perdiendo una gran película.

Comentar este post

Archivos

¡Somos sociales!

Ultimos Posts