Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El taller del gnomo

El taller del gnomo

Todo sobre las hermandades en World of Warcraft


Un diamante es para siempre, las hermandades no

Publicado por Potopo Roscatuerca activado 17 Abril 2013, 23:30pm

Etiquetas: #Hace un mes en Mulgore

Como cada semana empiezo poniendo a continuación un resumen de 1 artículo que ya había sido publicado en Pastando en Mulgore.

Hoy quiero dedicar estas líneas a Sergan, que hace poco abandonó su hermandad de toda la vida para salir a la aventura de encontrar una nueva. Los motivos no vienen al caso, lo importante aquí es el sentimiento que deja ese cambio, un vacío que no se puede llenar de ninguna manera porque una hermandad no es sólo un nombre sobre la cabeza de nuestros personajes sino un grupo de personas y un sentir generalizado.

Actualmente llevo jugando unos 6 años, y durante ese tiempo siempre he estado en la misma hermandad, además he sido el maestro, así que por mucho que quiera para mi es distinto que para el resto. Conozco muchas historias de hermandades que desaparecen de la noche a la mañana, de gente que tiene que cambiar de hermandad, e incluso de algunos a los que expulsaron de la hermandad en la que estaban. Todas esas historias son traumáticas de un modo u otro para quien las vive, pero yo nunca las he vivido desde dentro.

Son por decirlo de alguna forma cosas que le pasan a los demás y no a mi. Pero en cierta forma a mi me ha tocado vivirlas más veces que a la mayoría, precisamente porque sin una hermandad de por medio estas historias nunca tendrían lugar.

Con el tiempo y la edad uno adquiere experiencia acerca de lo que lo rodea, aprende de los errores y cambia su mentalidad acorde con lo que va aprendiendo. A eso suelen llamarlo evolucionar, o madurar, dependiendo del contexto en el que se use.

Ahora mismo algunas de las cosas que escribí hace un par de años me parecen escritas por una persona totalmente desconocida, no es que no entienda lo que quería decir, sino que ahora mismo ya no lo veo de esa manera.

Entre todas esas cosas que han cambiado está la idea de las hermandades, pero sobre todo, el hecho de que con el tiempo he llegado a comprender que no todo el mundo ve las hermandades de la misma manera, y que esas formas de verlas por muy opuestas que sean a la mia no tienen porqué estar equivocadas.

Las hermandades sólo tienen una función en el juego, la de reunir a gente con los mismos objetivos, da igual que sean objetivos de avance, de tipo social o a cualquier otro, lo importante es que para que una hermandad funcione bien sus componentes deben compartir sus objetivos. Pero más importante aun que eso es el que los miembros de la hermandad sientan que esta los ayuda a conseguir lo que ellos quieren.

Ese es el mayor problema al que las hermandades se enfrentan a diario, que las necesidades y gustos de los jugadores no siempre permanecen igual. Todos evolucionamos, vamos cambiando poco a poco, hasta que un día nos damos cuenta de que lo que antes nos llenaba del todo ahora nos parece insuficiente, si Azeroth fuese un mundo ideal las hermandades evolucionarían al mismo tiempo que todos sus integrantes y se podrían mantener siempre con la misma gente, pero todos sabemos que no ocurre así.

Simplemente llega un momento en el que hay que avanzar, dar un paso adelante y adentrarse en lo desconocido sin mirar atrás. Unas veces lo hacemos en contra de nuestra voluntad porque no nos queda más remedio, y otras lo hacemos por gusto aunque nos deje un mal sabor de boca.

Puede sonar raro viniendo de parte mia que soy por así decirlo el máximo defensor de los derechos de las hermandades, pero eso no cambia el hecho de que todo el mundo tiene derecho a buscar un lugar más adecuado a sus necesidades. Ojalá las hermandades fuesen como los diamantes, que dicen que son para siempre, pero por desgracia no lo son.


Os recuerdo que esto no es más que un resumen de lo que ya fue publicado en PEM, si queréis leerlo íntegro junto con los comentarios de los lectores podéis hacerlo aquí.


Cambiar de hermandad es duro, hasta yo que no he tenido que cambiar nunca lo sé. Pasas mucho tiempo viendo a tus compañeros, hablandon con ellos, jugando juntos y un día te das cuenta de que en realidad no es eso lo que quieres. Que buscas algo más que ahí sabes que no puedes tener, y en ese momento te planteas el cambio.

 

Ojalá fuesen así todas las historias de la gente que cambia de hermandad, pero por desgracia hay muchas otras que no tienen nada que ver, que son provocadas por malos rollos, por comentarios indebidos, y muchas otras cosas que al final perjudican la convivencia.

 

Por suerte Blizzard está llevando el juego por un camino en el que cada vez es más social aunque no tengas una hermandad, puedes jugar con tus amigos por realid o battletag aunque no estén en tu mismo reino, puedes mantener una conversación con todos ellos al mismo tiempo aunque no estén en tu mismo grupo o hermandad. Todo va cambiando con el tiempo.

Puede que las hermandades ya no sean lo que eran, pero algunos todavía las preferimos mantener aunque sólo sea por el cariño que le tenemos ya al nombre de la misma.

Comentar este post

Amritsar-Exodar 04/22/2013 22:55


Yo estuve en mi hermandad desde el momento mismo de su creación.


 


Comecé siendo un integrante más de una hermandad creada por un addon de invitaciones masivas, pero tras 2 años y medio, soy uno de los oficiales de ella.


 


En mi hermandad he vivido todo tipo de peripecias. Desde mi primera raid en Castillo de la Tempestad hasta las cámaras de Mogu SHan (no he podido llegas más lejos debido a temas de estudio)
pasando por dos levantamientos y una fusión y todo tipo de eventos que han unido nuestra hermandad, podría decir nuestra sociedad ya que viene a ser casi lo mismo, en lo que es ahora.


 


Pero sé que esto no será eterno. Sé que algún día la hermandad se desmoronará, que el juego decaerá o queno pueda volver a jugar más por la razón que sea.


 


Ese día me sentiré vacío.


Me sentiré como si hubiese perdido a una compañera.


Me sentiré como si hubiese terminado el último libro de la mejor serie que jamás haya leído.


Me sentiré como si una parte importnate de mi vida hubiese desaparecido.


 


Pero a cada pérdida le sucede un nuevo encuentro.


Quizás encuentre un nuevo juego donde entre en una nueva comunidad, donde haya nuevos compañeros y comience desde el principio, para escribir una nueva historia.

Potopo Roscatuerca 05/01/2013 03:58


A eso se le llama vivir, así a secas, vamos viviendo experiencias y cada una de ellas nos marca en mayor o menor medida. Lo importante es atesorar los recuerdos, y poder recurrir a ellos cuando el
juego ya no esté.


Archivos

¡Somos sociales!

Ultimos Posts